miércoles, 22 de febrero de 2017

Las migas del salón (polvorones amarillos).

El champán francés es dorado-Navidad.
Los gabachos lo hacen todo amarillo:
la prensa, la mantequilla del cguasán,
las luces de su Ciudad, la Batalla de Trafalgar.

Napoleón también era color sepia, y Cristo
y todo lo que ya ha soplado 20 velas, a saber
11-M: de colores//Transición: pajiza//Crisis de 2008:
Animada//tejido familiar: quemado//quien recita:
casi, casi napoleónica//Colombia: aurea//alcohol:
reciente//crisis de identidad: rubias//Catedrales:
Historia del arte ambarina//tendencias suicidas:
Deidades del hormigón con que moldeo la verdad
y los principios de una ética desinformada.

Compramos colores cálidos de Alpino pintura facial
(maquillaje recordaba al papá de mi primo Juan
la deshabilidad para el balompié del Gran Bailarín)
¡Maldito Carnaval! Escribe el Don en el reverso
de su corbata. Tantos se confiesan gays en febrero
como divorcios apilamos en septiembre: uno y otro y aquí
te
                  dejo   
                                        mil millones más.

Continúa. Cierra: marca festiva. Lentejas de piel.
Plata caída. No hay suerte con los múltiplos de doce.
Qué tiernos los crismas, la pérdida.
El carisma familiar
del Belén. Musgo artificial. Tenencias ilícitas.
El cariño por la almendra

que refuerza la estructura del último polvorón.


París, marzo 2017

jueves, 9 de febrero de 2017

te minúscula

"Jusquíci tout va bien."
La haine (Mathieu Kassovitz, 1995)


Decimos:
Guillermo el Señor/cariño/papá/Doctor es calvo a metástasis.
En el agujero de su zapatilla distrae un pelo blanco duro canino
emigrante de la Urna en su recibidor (Av. Madrid, 32)
de la correa, de las vísceras de algodón, de las pantuflas mamadas.

Doscientos dieciséis pachulis distingue el diván (IKEA, 1996)
“doscientos diecisiete, ¿es la nueva de Benetton?”
En esa agenda Mr Wonderful apunta el color de tu bici
la tendencia decreciente de los brindis en Nochebuena, de tu expediente,
la receta de los Pinky Cubatas la hora en que lapidasteis
                                             tu ternura
os disfraza de esquema porque no sabe si los moratones prescriben
porque él iba a ser médico y se quedó a tres décimas
porque el perdón se manifiesta en barro e indulgencia,
en reflejos con estrías vitalicias.

Guillermo guarda veinte euros y una frase de Coelho,
te da cita para el miércoles, dos besos,
tú eres traumasdeteminúscula, niña,
concéntrate en las respiraciones y una sesión cualquiera
regarás los pétalos muertos de mis rosas de plástico.